Hablar a Dios con el corazón

Para hablar con Dios, aconsejaba San Josemaría a un amigo, “no escojas las palabras. Como cuando hablas con tu mujer y con tus hijos, o con las personas que quieres... Deja que tu corazón marche” (2’42’’).